La poesía de Eugenio Montale II

friedrich1

Dos en el crepúsculo

Eugenio Montale

                        (1896 – 1981)

 

Fluye entre tú y yo en el mirador

un claror submarino que deforma

perfiles de colinas y tu rostro.

Está en un fondo huidizo, cada gesto

tuyo es ajeno a ti; entra sin huella

y se esfuma, en el medio que cubre

cada estela, cerrándose a tu paso:

tú aquí conmigo, en este aire bajado

para sellar el sopor de las rocas.

Yo, caído

en el poder que pesa en torno, cedo

al sortilegio de no reconocer

de mí ya nada fuera de mí: si alzo

el brazo apenas, se me vuelve ajeno

mi acto, se parte en un cristal, ignota

y oscurecida su memoria, y ya

el gesto no me pertenece; si hablo,

yo escucho atónito aquella voz

descender a su gama más remota

o muerta en el aire que no la sostiene.

Así, en el punto que resiste a la última

consunción de la luz,

dura el desmayo; y luego un soplo eleva

los valles en frenético temblor

y arranca de las frondas un rumor

muy leve que se extiende

entre rápidos humos y las luces primeras

dibujan ya los muelles.

…las palabras

entre nosotros caen suaves. Te miro

en un blando reflejo. Yo no sé

si te conozco; sé que nunca estuve

de ti tan separado como en este tardío

retorno. Unos instantes han quemado

todo de nosotros: salvo dos rostros,

dos máscaras donde se graba una sonrisa

desganada.

 

En su delicioso Gli Incontri (traducido aquí como Personajes), Indro Montanelli recordaba así a Eugenio Montale, durante años compañero de escritorio en el Corriere della Sera: “Puede contemplarte una hora seguida y jamás lograrán comprender si está buscando en tu cara una superficie tersa para acariciarla o la hendidura más adecuada para apoyar en ella el cañón del revolver”.

Más adelante, el Gran Periodista se extiende rememorando su rostro hermético, su mirada sombría y abstracta. ¿Está describiendo el físico de Montale o su poesía? Conociendo como se las gastaba Montanelli, seguramente ambos.

Montale, es lugar común mas no falso, fue uno de los mejores poetas del siglo XX italiano. Simbolista en sus inicios, representante más tarde del movimiento literario bautizado como hermetismo, su obra, como la de Ungaretti, no se aviene a ningún istmo al uso sino que discurre por una senda de radical intimidad que realza su atractivo.

Placer no conocí. Sólo el milagro

que obra la divina indiferencia:

la estatua erguida entre la somnolencia

tórrida, con la nube y el milano.

Como el Barón rampante de Italo Calvino, “un solitario que no huía de la gente”, Montale solía confesar que vivía dentro de una campana de vidrio (“la nada a mis espaldas, el vacío detrás / de mí, con terror de borracho”) y su poesía con él.

Cuando le fue concedido el Nobel, en 1975, escribió un poema en prosa -publicado en su Diario póstumo– donde se aprecia su peculiar trato con el mundo, su avergonzada satisfacción, su flema de anciano duro:

Llamas por teléfono para recordarme haber dicho que el Nobel debe rechazarse, pues no siempre se da al mejor. Forgive me, lo acepto por miedo. Una notable compensación no ofende, al contrario, previene contra la tentación del desprecio.

NOTA: Traducido del italiano por el también poeta, ya fallecido, Jesús López Pacheco.

Fuente: Blog 20 minutos punto es

Ilustración: Friedrich

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: