Decálogo del policial negro

 

1.    El crimen lo comete la policía
2.    Si lo comete un agente de seguridad privada o –incluso- un delincuente común, es por orden o con permiso de la policía.
3.    El propósito de la investigación policial es ocultar la verdad.
4.    La misión de la Justicia es encubrir a la policía.
5.    Las pistas e indicios materiales nunca son confiables: la policía llegó primero. No hay, por lo tanto, base empírica para el ejercicio de la deducción.
6.    Frecuentemente, se sabe de entrada la identidad del asesino y hay que averiguar la de la víctima. A diferencia de la policial inglesa, la argentina suele comenzar con la desaparición del cadáver.
7.    El principal sospechoso (para la policía) es la víctima.
8.    Todo acusado por la policía es inocente.
9.    Los detectives privados son indefectiblemente ex policías o ex servicios. La investigación, por lo tanto, sólo puede llevarla a cabo un periodista o un particular.
10.    El propósito de esta investigación puede ser el de llegar a la verdad y, en el mejor de los casos, hacerla pública; nunca el de obtener justicia.

Gamerro, Carlos: Para una reformulación del género policial argentino, en su: El nacimiento de la literatura argentina y otros ensayos. Buenos Aires, Norma, 2006.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: